Noticias

Campo Agroquímicos:

12-02-2019

Agroquímicos: "Hablamos de responsabilidad profesional"

En una entrevista con ZonaCampo el ingeniero Hilario Arroyo brindó detalles del reciente protocolo de aplicación de agroquímicos. El rol del profesional agrónomo.

 

Por Miguel Viñuales (ZonaCampo)​

 

Hace algunas semanas, el Municipio suscribió con la Asociación de Ingenieros Agrónomos un protocolo de trabajo referido a la aplicación de agroquímicos en zonas linderas al casco urbano, exigiendo ciertas pautas técnicas basadas en lineamientos establecidos a nivel provincial, y agregando algunos requisitos extra para garantizar aún más la seguridad en estas franjas.

 

Con este acuerdo, Olavarría se inscribe dentro de los primeros municipios bonaerenses en dar un paso interinstitucional, donde actores del sector público y privado trabajen en conjunto para apuntalar las buenas prácticas ambientales en producción extensiva, como lo establece la Ordenanza Nº3651/14

 

En diálogo con ZonaCampo, el ingeniero agrónomo Hilario Arroyo explicó que el protocolo "apunta a resolver lo más conflictivo, que son los trabajos en lo que ahora llamamos la zona de amortiguamiento. Antes hablábamos de zona de exclusión, donde muchas legislaciones municipales hablan de distancia, de entre quinientos y mil metros donde no se podían hacer aplicaciones, no hay un criterio unificado en provincia de Buenos Aires. Naturalmente, el área urbana es siempre zona de exclusión."

 

Según Arroyo, especializado desde hace muchos años en la aplicación de agroquímicos, los lineamientos provinciales establecen que el área que se extiende de la línea urbana hacia el campo ya no es una zona de exclusión sino de trabajo controlado, donde se hace recaer toda la responsabilidad del amortiguamiento a nivel ambiental y sanitario sobre el profesional agrónomo interviniente.

 

"La gran diferencia es que ya no hablamos de distancias, sino de responsabilidad profesional. Antes de realizar cualquier aplicación en la zona de amortiguamiento, no solo tiene que haber un profesional interviniente, sino que además tiene que evaluar absolutamente todo, el tipo de producto a utilizar, el equipo necesario para la aplicación y que esté bien regulado, tipo de pastillas, hasta las condiciones climáticas, en particular el viento, por la deriva. Incluso medir mediante tarjetas hidrosensibles que la gota llegue a donde tiene que llegar. En el caso de las escuelas rurales, hay una exigencia extra de trabajar fuera del horario escolar, ahí si es bien clara y excluyente", indicó.

 

SEGUIR LEYENDO EN ZONACAMPO

Dejanos tu comentario

Más Noticias

Nuestras redes sociales

Programas
Verte +