Noticias

Policiales Un plan siniestro para ocultar un asesinato brutal

11-07-2019

Un plan siniestro para ocultar un asesinato brutal

La conexión con el abigeato en el caso Cordero y el cuerpo hallado. Chaco Ibarra también estuvo preso por ese delito y creen que utilizó sus conocimientos para despostar. Detalles exclusivos.


Por Mauro Szeta
 


Si bien todavía falta la prueba de ADN para determinar si los restos hallados en Olavarría son de Carlos Cordero, todo indica que se trata de la víctima, del militar retirado que está desaparecido desde el 26 de junio.


Los restos humanos carbonizados y trozados se encontraron el sábado 6 de julio y la investigación dio un giro inesperado.


Una conclusión forense puede ser determinante. Primero, se estableció que lo mataron con un disparo de arma de fuego a este cuerpo que se encontró y que se presume que es Carlos Cordero.





El otro dato, que no es menor y complica al único detenido apodado "Chaco", Claudio Ibarra Arrieta, es que hubo una técnica clara para descuartizar el cadáver.


Se están peritando cuchillos para determinar cómo fue el descuartizamiento del cuerpo antes de carbonizarlo.


Y el dato clave: Chaco Ibarra también estuvo preso por abigeato, entre otras causas, además de robo, narcomenudeo y también investigado por trata de personas.


Justamente la sospecha es que tenía conocimiento de cómo despostar animales y habría utilizado ese mismo método para descuartizar este cuerpo que está siendo analizado todavía por los peritos.

 


Está complicada la situación de Ibarra. Pensemos que lo mandaron a detener antes de encontrar los restos humanos por que había dos claros indicios contra él: que era la última persona que habló con Cordero y además la sospecha de que él le había presentado una mujer al hombre y que esa misma mujer pudo ser una especie de entregadora para un robo que terminó de la peor manera.


Las pruebas parecen concluyentes. Y no olvidarse: una puerta giratoria en la Justicia permitió que Chaco Ibarra estuviera en libertad al momento de este homicidio, plagado de causas, sobre todo en Bahía Blanca, le decían "siga, siga" y lo dejaban libre.



 

Dejanos tu comentario

Más Noticias

Nuestras redes sociales

Programas
Verte +